El verano es una época en la que el buen tiempo anima a disfrutar de actividades al aire libre, sin embargo, también es una época en la que se produce más inestabilidad y tormentas. En lo que va de año se han producido en España 3.907 tormentas que han dejado 2.351.178 impactos de rayos, según los datos de nuestro servicio de prevención del Riesgo del Rayo Météorage. La caída de un rayo es una seria amenaza, se dan casos de descarga de rayos a más de 20 kilómetros de distancia de la tormenta y se estima que el 92% de los fallecimientos a causa del rayo se producen en los meses de mayo a septiembre, recoge la Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid (APAF-Madrid) en su página web. Las personas más expuestas son aquellas que realizan trabajos o actividades lúdicas al aire libre y en zonas alejadas de núcleos urbanos, tales como agricultores y excursionistas.

MEDIDAS PREVENTIVAS ANTE TORMENTAS

En el campo:

  • Consultar los partes meteorológicos antes de iniciar una actividad al aire libre y desistir de subir a media o alta montaña ante el riesgo de tormenta.
  • Observar el cielo, si se forman cumulonimbos (nubes densas y grises) que anticipan la tormenta dirigirse a un lugar seguro.
  • En verano terminar las excursiones o hacer cumbre antes de las cuatro de la tarde, ya que a partir de dicha hora es cuando se produce el mayor número de las tormentas de evolución.
  • En caso de sentir cosquilleo en la piel, el cabello se eriza o los objetos metálicos emiten zumbidos o destellos… alejarse de enclaves altos y refugiarse en zonas bajas no inundables o que sean susceptibles de convertirse en torrenteras.
  • No correr, ya que se crea una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.
  • Deshacerse o alejarse de todo material u objetos metálicos, así como apagar los walkies talkies y teléfonos móviles.
  • Nunca refugiarse debajo de un árbol, roca o elemento prominente aislado. Sin embargo, si es buena práctica cobijarse en bosques eligiendo los árboles de menor altura.
  • Si no es posible encontrar cobijo colocarse en cuclillas, con las manos en las rodillas, tocando el suelo únicamente con el calzado. Si se va en grupo dispersarse y adoptando dicha posición.
  • El interior de un vehículo es un lugar seguro. Apagar el motor, cerrar las ventanillas y las entradas de aire. Nunca tocar las partes metálicas del coche.

En casa:

  • Cerrar puertas y ventanas y no asomarse para ver la tormenta.
  • Alejarse de chimeneas y abstenerse de hacer fuego.
  • Desconectar todos los aparatos eléctricos.
  • No bañarse ni abrir grifos.
  • Disponer de medios de iluminación alternativos.
  • Sea prudente, no toque cables eléctricos caídos en el suelo.

 

PRIMEROS AUXILIOS ANTE UN HERIDO POR RAYO

  • Protegerse uno mismo y a la víctima retirándose ambos de la zona peligrosa conocida (zona donde cayó el rayo)  a una zona de menos riesgo.
  • Avisar  a los servicios de emergencia e indicarles lo sucedido manteniendo contacto continuo para que le den apoyo técnico.
  • Verificar el estado de consciencia.
  • Si la persona está inconsciente comprobar si respira.
  • Si la persona respira colocarlo en posición lateral de seguridad para evitar ahogamiento por relajación de la lengua o broncoaspiración en caso de vómito.
  • Si no respira, poner en sobre aviso a los servicios de emergencia y dejando el teléfono con manos libres en el suelo comenzar la reanimación cardiopulmonar.
  • En el caso de que la víctima comenzara a respirar, colocarla en posición lateral de seguridad y taparla para mantenerla caliente y realizar una evaluación secundaria valorando si ha habido daño cerebral, quemaduras graves, traumatismos, etc.
IMAGEN SUPERIOR: Junio 2017, composición de dos rayos capturados en una imagen en la Cuenca de Pamplona. Fotografía cedida por @mendimundi.
FUENTES: APAF Madrid, Departamento de formación en PRL y PPAA de Tesicnor y Servicio Tesicnor-Météorage de prevención del rayo.